PRINCIPIO DE RIQUEZA: AQUELLO EN LO QUE TE ENFOCAS SE EXPANDE.

Aquello en lo que mantienes tu energía depositada es lo que se termina generando para tu vida. A lo largo del día  tenemos en promedio más de 60mil pensamientos, de lo que tal vez no somos conscientes es la cantidad de pensamientos negativos que tenemos.

La vida es neutral, si lo que tienes en tu cabeza todo el tiempo son los problemas, evidentemente es lo que va a terminar manifestándose “aquello que resistes,  persiste”. La mayoría de los pensamientos son automáticos, es importante que desarrolles una fuerte disciplina sobre tu pensamiento positivo permitiéndote estimular ese enfoque, deberás destinar una porción de tu tiempo consciente a pensar en lo que realmente quieres atraer para tu vida. Haciendo este ejercicio constante y persistentemente desarrollaras el hábito y moldearas tu “automático”, con el fin de que tome la suficiente fuerza para predominar sobre la mayoría de tus pensamientos.

Un consejo bien importante es que visualices lo que deseas y no lo que quieres cambiar, porque el universo no diferencia entre lo bueno y lo malo, el simplemente responde a tu vibración. Al enfocarte en lo que quieres cambiar realmente estas enfocado en el problema por lo tanto seguirás generándote esa situación, sin embargo si te aferras y enfocas determinadamente en lo que deseas para tu vida y actúas en consecuencia de ello, ahí es cuando pasará el “milagro”.

Ahora bien, te estarás preguntando ¿cómo aplico esto en mi vida financiera? Es muy sencillo, lo primero que debes hacer es describir y plasmar en un papel (de preferencia amarillo), esa meta financiera que tanto deseas, dedícale la calidad de tiempo para hacerlo de una manera muy detallada y específica, teniendo en cuenta variables como:

  • Tiempo (el cuándo)
  • Cantidad (el cuanto)
  • Método (el cómo)

Ahora imagínate que sabes qué cualidades se requieren para cumplir esa meta, si no lo sabes una forma de averiguarlo es observando a una persona que tenga esos resultados que tú quieres e imaginando que maneras de ser  tiene o ha tenido para conseguirlo. Por ejemplo, disciplinado, coherente, proactivo, etc. Una vez tengas ese listado, observa muy bien que cualidades debes reforzar en tu vida, y cuáles de las que no poseas deberás adoptar. Una vez tengas todo esto, usa al menos 15 minutos diarios para visualizar y enfocarte en la realización este propósito.

Recuerda que hay que ponerle acción comprometida, de nada servirá el pensar sin el actuar que lo materializa.

No te limites, atrévete a salir de tu zona de confort con este ejercicio y estimula tus finanzas de la manera correcta. El método más poderoso es encontrar una motivación suficientemente fuerte que te impulse a correr este riesgo.

Este ejercicio te ayudara a modificar los pensamientos que no están funcionando en coherencia y te alejan de la prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *